7 grandes beneficios de los disfraces para niños

Publicado el
beneficios-de-los-disfraces-para-ninos

Disfrazarse es una de las actividades más divertidas y beneficiosas que existen. De princesa, de superhéroe o de dragón, los disfraces tienen el poder de arrancar una gran sonrisa a los más pequeños, que reconocen en estas prendas una oportunidad para socializar, explorar sus emociones, mejorar sus habilidades comunicativas y dar libre curso a su imaginación y creatividad. Psicólogos y pediatras de medio mundo avalan los beneficios de los disfraces para niños, tanto a nivel personal y familiar como social y emocional. Como descubriremos a continuación, un disfraz es mucho más lo que parece.

beneficios-de-los-disfraces-para-ninos

Estimula su creatividad y la imaginación

Combatir a un temible dragón, defender un castillo contra hordas de enemigos o adentrarse en una misteriosa cueva. Estas y otras aventuras están contenidas en los disfraces infantiles, invisibles al ojo adulto, porque necesitan la creatividad del niño que las ayude a escapar. Para este público, disfrazarse es un modo de reforzar la identidad con el héroe o heroína imaginado y dar libre curso al mundo de fantasía que atesora en su interior. No debe sorprendernos, pues, que numerosos especialistas contemplen con buenos ojos fiestas como Halloween o el Carnaval, donde el disfraz se convierte en el catalizador que estimula su creatividad.

Desarrolla su empatía

Buena parte de las dificultades del niño para integrarse en la sociedad están asociadas a la empatía, no tanto por su ausiencia como por su desarrollo tardío o insuficiente. Disfrazarse es una invitación a ser otros, a sentir como otros y a entender los problemas de otros. Aunque pueda sorprender, el cambio de perspectiva que exige este elemento ha demostrado ser más eficaz que la mayoría de las terapias sociales.

Agente socializador

Un buen disfraz no es diferente a un buen juego, donde la diversión nunca es individual, sino que depende del grupo. Disfrazarse puede ser un agente socializador tan poderoso como acudir a un parque infantil, almorzar con otras familias o asistir a un cumpleaños. Todas estas experiencias constituyen una oportunidad perfecta para mejorar las habilidades y el desenvolvimiento del niño en sociedad.

¡Adiós Sr. Vergüenza!

¿Quién no ha experimentado la timidez en algún momento de su vida? Cuando una persona se muestra incapaz de despedir al Sr. Vergüenza, entonces la timidez se convierten en parte de su personalidad, lo que constituirá un severo obstáculo en su desarrollo personal, social y profesional. Ponerse el disfraz más ridículo que encontremos y enfrentarnos a nuestros miedos es una forma sencilla y rápida de reducir e incluso eliminar este problema.

beneficios-de-los-disfraces-para-niños-socializar

¿La diversión de ser otro o de reencontrarse consigo mismo?

Jugar a disfrazarse no es diferente a jugar a Dungeons & Dragons, Warhammer 40.000 y otros tantos juegos de rol que marcaron época. Imaginar ser un caballero andante, adoptar su personalidad e identificarse con sus propósito es una forma de catarsis, pues nos ayuda a liberarnos de nuestros problemas y experimentar un segundo ‘yo’ durante unas horas. No obstante, ¿realmente esta diversión reside en ser otro o en reencontrarse con uno mismo? Los especialistas consideran que el disfraz fomentaría las relaciones simbólicas entre la vida y la ficción, ayudándonos a afrontar nuestros conflictos desde un nuevo punto de vista, pero sin abandonar completamente el ‘yo’.

Mejores habilidades comunicativas

Para los más pequeños, disfrazarse también significa entrar en contacto con un vocabulario, giros y códigos lingüísticos diferentes a los habituales, lo que tiene efectos muy positivos sobre sus habilidades comunicativas. Además, la resolución de los problemas y conflicto que puedan surgir les ayuda a mejorar poco a poco su dialéctiva.

Fomenta el desarrollo emocional

Pero enfundarse las mallas de un superhéroe o el vestido de una princesa Disney no sólo es una oportunidad de jugar, sino también de expresar sus emociones y sentimientos. Tanto es así que numerosos pediatras incluyen este elemento en sus terapias infantiles, con el fin de que los peques superen sus miedos, se deshiniban y muestren su verdadera identidad. Así pues, un buen disfraz puede ser el detonante del desarrollo emocional de niños y niñas.

Estas y otras muchas ventajas nos ayudan a entender por qué los más pequeños adoran disfrazarse, un sano entretenimiento que cautiva también a millones de adultos. ¡Ahora es tu turno! ¿Estás de acuerdo con estos beneficios de los disfraces para niños?, ¿podrías añadir alguno más de tu propia cosecha! ¡Compártelo con nosotros!

Imagen cortesía de Juhan Sonin, Who dressed YOU?, Flickr (CC BY 2.0).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *