Navidad y Coca-Cola Company: descubre cómo el 95% del planeta llegó a conocer la bebida de un farmacéutico

Publicado el
navidad-y-coca-cola-company-descubre-como-el-95-del-planeta-llego-a-conocer-la-bebida-de-un-farmaceutico-santa-claus

Con más de 125 años a sus espaldas y el amor incondicional de millones de consumidores en todo el mundo, Coca-Cola Company es mucho más que la marca de refrescos más vendida de la historia, mucho más que uno de los símbolos inconfundibles de la Navidad y muchísimo más que un icono de la cultura pop internacional: hablar de Coca-Cola es hablar de «felicidad», de «éxito» y también de «esperanza», y de tantos otros conceptos enraizados en todos sus spots publicitarios desde 1886. ¿Te animas a descubrir cómo el 95% del planeta llegó a conocer la bebida de un simple farmacéutico y por qué consolidaron las fiestas navideñas tal y como las conocemos? ¡No te lo puedes perder!

navidad-y-coca-cola-company-descubre-como-el-95-del-planeta-llego-a-conocer-la-bebida-de-un-farmaceutico

Aunque hoy se la vincula a la música, al deporte, a la sostenibilidad medioambiental y a otras causas completamente ajenas a su sector, Coca-Cola comenzó su andadura con un pequeño anuncio periodístico en el ‘The Atlanta Journal’. Ya entonces «esta nueva bebida de soda» estaba acompañada de reclamos tan inconfundibles como «Delicious» y «Refreshing», que han perdurado hasta nuestros días. Por entonces, vendían 9 unidades al día, un número bastante respetable, que contrasta en la actualidad con los 1.700 millones de refrescos de esta compañía que cada día se consumen.

Su creador, John S. Pemberton, era un excombatiente y farmacéutico de profesión que comenzó a experimentar en Atlanta con las propiedades benéficas del extracto de coca, para solucionar los problemas digestivos de sus clientes. Lo comercializó en mayo de 1886 para, cinco años después, abandonar su negocio y fundar la actual Coca-Cola Company: ¡su jarabe era adictivo! Un simple contable a su cargo, Frank Robinson, se ocuparía de diseñar uno de los logos más reconocibles de todos los tiempos.

La creación de la misteriosa fórmula se encuentra entre el mito y la realidad; algunas fuentes aseguran que Pemberton era un adicto a la cocaína y que, por ello, elaboró su ‘Pemberton’s French Wine Coca’, predecesora alcohólica de nuestro refresco. Sorprende, por otra parte, que la multinacional estadounidense cuente con más de 7.000 imitadores: Afri-Kola, Coke-Ola, Cola-Coke, Cold-Cola, Four-Cola, King-Cola, Koka-Nola, Koke, Kola-Kola, Sola Cola, Star-Cola, Taka-Cola, etc., etc., sin olvidar a Pepsi-Cola, que los representantes de la auténtica Coke denominaban burlonamente ‘Fake-Colas’. Son muchas, en definitiva, las rarezas y pequeñas leyendas que dan forma a la particular mitología de Coca-Cola, aunque quizá la más cautivadora se encuentre estrechamente relacionada con Santa Claus.

Estética navideña, ¿herencia de la bebida más famosa?

Este año la marca de refrescos efervescentes más popular, consumida y misteriosa comenzó su campaña de Navidad con los clásicos motivos de estas fechas: la característica paleta de colores, el espíritu de fraternidad de sus protagonistas y, como no podía ser de otra manera, un Santa Claus exultante que muestra orgulloso el motivo de su felicidad, la mítica botella de Coca-Cola, otro de sus iconos inconfundibles. Porque diciembre es tiempo de bonanza para esta compañía, que no sólo ha logrado vincularse a la Navidad sino que además, a principios de siglo XX, se enorgullece de haber consolidado parte de su estética.

navidad-y-coca-cola-company-descubre-como-el-95-del-planeta-llego-a-conocer-la-bebida-de-un-farmaceutico-santa-claus

A finales de 1931, la compañía pidió a Habdon Sundblom que humanizara, por así decirlo, la figura de Santa Claus, para hacerla más cercana, tangible y real, menos imaginaria. Así surgieron la vestimenta, los colores y el innegable carisma de un personaje que dejaría una profunda huella en la Humanidad. No era, al margen de las apariencias, una creación genuina. Coca-Cola no inventó al Papá Noel que conocemos, hablando claro. Sus rasgos más reconocibles se encuentran ya en las caricaturas de Thomas Nast y en San Nicolás de Bari o Sinterklaas (Santa Claus).

Posteriormente los carteles litografiados dejaron paso a las imprimaciones digitales, y estas a su vez al actor inglés John Moore, quien prestó su voz y entrañable imagen para dar vida al personaje en los anuncios televisivos de la compañía de Pemberton. Este último establecería el modelo definitivo del traje de Santa Claus, con su barba blanca, sus anteojos y la expresión bonachona que caracteriza a uno de los disfraces más recurrentes en estas fechas.

Así las cosas, parece que la historia moderna de Santa Claus está ligada a la de Coca-Cola, y aunque es imposible saber cuál será la próxima evolución del personaje, no hay duda de que sostendrá la botella más emblemática del Planeta. ¿Y tú, qué opinas de los curiosos orígenes del Santa Claus actual?, ¿podrías añadir algún otro dato? ¡Compártelo con nosotros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *