Súmate a la Romería Vikinga 2015 de Pontevedra

Publicado el
sumate-a-la-romeria-vikinga-2015-de-pontevedra-fiesta

La Romería Vikinga 2015, una festividad con gran solera y popularidad tanto a nivel nacional como internacional, vuelve a nosotros como cada año para descubrirnos uno de los pueblos antiguos más sanguinarios, aguerridos y fascinantes que hayan puesto sus miras en la Península Ibérica. Pese a sus 3.500 habitantes, la localidad gallega que acoge los festejos cuenta con numerosas fortificaciones, un mercado medieval y un exquisito legado histórico que enriquecen la belleza del acontecimiento, declarado Fiesta de Interés Turístico Internacional en 2002. Sin lugar a dudas, una oportunidad única para revivir un pedazo de historia, seas o no aficionado a los pueblos nórdicos.

sumate-a-la-romeria-vikinga-2015-de-pontevedra-fiesta

En el municipio de Catoira, Pontevedra, se desarrolla uno de los eventos más longevos, simbólicos y cautivadores de Galicia, donde el pasado vikingo del territorio se convierte en el gran protagonista durante el primer domingo de agosto. Aunque pueda sorprender, la festividad atrae a más de 20 mil turistas de todos los rincones, deseosos de presenciar un espectáculo rebosante de batallas, buena comida y valor patrimonial, que acumula cerca de medio siglo a sus espaldas.

Destaca sobretodo la fidelidad de la vestimenta de sus participantes, con trajes de vikingo elaborados con gran cuidado, atendiendo tanto a las características más superficiales (rodelas, cascos provistos de cuernos, corazas, etc.) como a los pequeños detalles que marcan la diferencia. Por otra parte, no es extraño que la estética nórdica triunfe entre jóvenes y no tan jóvenes, motivo por el que se encuentra entre los disfraces originales más populares de carnaval.

Una festividad con mucha historia

La relación de Galicia con estos piratas normandos se remonta a la Edad Media, cuando uno de sus ‘drakkars’ asomó sus velas rojiblancas en el horizonte de las costas de La Coruña. Si bien fueron duramente rechazados, los vikingos nunca olvidarían aquellas regiones, que incluso llegarían a mencionar en su literatura como Far, clara alusión a la Torre de Hércules. Décadas después regresarían con ataques más frecuentes, de mayor contundencia, donde se saqueaba sin medida todo lo que se encontraba a su paso. Tal era el terror que sembraron estos guerreros, que numerosas iglesias llevaban impresa en su piedra la súplica: ‘A furore normannorum libera nos domine’ o Señor, líbranos de la furia de los hombres del norte.

sumate-a-la-romeria-vikinga-2015-de-pontevedra

De ahí que Catoira, en recuerdo de todos estos desembarcos frustrados, celebre desde la posguerra una romería muy especial donde los cánticos y tambores de guerra, los barriles de vino y grandes dosis de diversión configuran una atmósfera única. Los integrantes del Ateneo del Ullán propusieron en 1960 la primera de muchas ediciones, que serían acogidas con creciente intensidad por un público cada vez más participativo. En consecuencia, hoy es difícil pensar en Catoira sin su fiesta más sonada.

El programa de festejos comienza a lo grande, con el desembarco de cuatro naves al mediodía. Unas horas antes, grupos de artistas han recorrido las calles lanzando melodías folklóricas. Los espectadores se dirigen entonces a las bellísimas ruinas del Castellum Honesti, donde aguardarán los toques del cuerno y los clamores de la batalla: Úr-su-la, Úr-su-la… Tras una combate escenificado con gran realismo, los participantes se mezclarán entre los asistentes y darán rienda suelta a su lado más salvaje. Destrozando barriles con mazas, por ejemplo, hasta quedar extenuados.

Pasamos entonces al segundo acto, mucho más amable y fiestero, que tendrá como protagonistas al vino, las gaitas y las risas. Tampoco pueden faltar alimentos típicos del territorio, como las sardinas, las empanadas, los productos marítimos, sobretodo los mejillones, dado que la mejillonada gratuita provoca verdaderas estampidas, dando lugar a escenas curiosísimas, como la visión de algún que otro guerrero utilizando su escudo a modo de bandeja para transportar este manjar.

Este año la edición número 55 promete espectáculos para todos los gustos, con juegos populares, representaciones teatrales y conciertos en directo de A Banda Crebinsky, Biribirlocke y Dj´s Grime, entre otros actos. Sin ningún género de dudas, estamos ante uno de esos raros eventos que destaca no sólo por el guiño histórico que suponen sino también y mucho más por su innegable encanto. ¡Merece la pena descubrirlo! ¿Y tú, qué opinas de esta festividad?, ¿alguna vez la has visitado? ¡Compártelo con nosotros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *