¿Cuál fue realmente el primer superhéroe de la historia?

Publicado el
cuál-fue-realmente-el-primer-superhéroe-de-la-historia

Tienen superpoderes, se ocultan tras una máscara y son los personajes con mayor pegada en la taquilla de los últimos años. Hablamos de Batman, de Superman y de Spiderman, y también de Gotham City, Metrópolis y Smallville, y de las mentes creadoras Stan Lee, Jack Kirby y Frank Miller; hablamos, en suma, de los superhéroes, un universo tan dinámico y versátil como la vida misma, aunque también posee unos orígenes oscuros y misteriosos. Tanto es así que nadie sabe con seguridad quién fue el primer superhéroe de la historia.

cuál-fue-realmente-el-primer-superhéroe-de-la-historia

Desde que Kerry Siege y Joe shuster lanzaran al icónico superman en 1938, nada ha vuelto a ser lo mismo. Una oleada de vengadores desfila por las pantallas de cine y de televisión, tras haber conquistado a los incondicionales del cómic. Y casi parece imposible que, entre tanto calzón y tanta máscara, quede algún superhéroe por adaptar. Pero de hecho los hay, y son los más importantes de todos: los primeros superhéroes.

Del Patotuzú argentino al Ogon Batto japonés

Para encontrar la gran eclosión de superhéroes debemos remontarnos a finales de la década de los treinta, concretamente a 1939, cuando Flash, Batman o la Antorcha Humana seguían la estela del Hombre de Acero, publicado unos años antes. Sin embargo, el propio superman no fue más que el catalizador de diversas personalidades heróicas que habían causado furor anteriormente.

Uno de los grandes precursores del género.

Así, en 1936 El Fantasma de Lee Falk ya combatía a los piratas de las costas africanas con traje de mallas púrpura, antifaz oscuro y los ideales morales que tan hondamente acabarían calando en Clark Kent y sus ‘descendientes’ de Marvel. Sin lugar a dudas, uno de los grandes precursores del género.

En 1930-1931, La Sombra —’The Shadows’, en la versión anglosajona— combatía la criminalidad armado con dos pistolas, un largo abrigo rojo y un elevado sentido de la justicia. Fue tal su éxito entre el público, que el mismo Orson Welles prestó su voz al personaje en la adaptación radiofónica de 1937.

cuál-fue-realmente-el-primer-superhéroe-de-la-historia-ogon-batto

Por estas fechas, y en algún rincón del pacífico, Ogon Batto hacía las delicias de toda una generación. Es el primer superhéroe japonés y uno de los grandes pioneros, según vemos en el minucioso análisis del personaje en Fancueva. Con un aspecto que recuerda a Skeletor y una carcajada aterradora, este ‘murciélago dorado’ —Golden Bat en el mundo anglosajón, traducción literal de Ogon Batto— ayuda a los protagonistas humanos en su lucha contra el malvado Dr. Zero. Otro precursor oriental, no menos pintoresco, es Prince of Gamma, un vengador alienígena que lucha contra el crimen organizado bajo el disfraz de vagabundo.

A partir de aquí empezamos a sondear la raíz misma del género. Estamos en la Argentina de 1928. El historietista Dante Quinterno había creado un superviviente tehuelche dotado de fuerza y velocidad sobrehumanas y una personalidad generosa y justiciera. Se llamaba Patoruzú, y en la actualidad es uno de los grandes iconos del nacionalismo argentino. Son muchas sus carencias como para responder fielmente al modelo de superhéroe, aunque podemos identificar bastantes rasgos.

Algo semejante encontramos en El Zorro de Johnston McCulley. Este forajido español de 1919 no necesita carta de presentación, y si bien marcaría muchos de los parámetros del género, tanto sus andanzas como el universo en que se mueve se alejan demasiado de los rascacielos de Superman —en muchos sentidos, está más próximo al Robin Hood del folklore medieval inglés.

cuál-fue-realmente-el-primer-superhéroe-de-la-historia-zorro

Debemos retroceder hasta 1911, nada menos, para descubrir a Le Nyctalope, probablemente la génesis de estos personajes. Creado por el francés Jean de La Hire, este primitivo superhéroe estaba caracterizado por un corazón artificial y la capacidad para ver en la oscuridad. En este mismo año entra en escena el primer villano conocido, Fantômas, un genio del mal que, sin embargo, no compartía aventuras con Le Nyctalope.

Como podemos comprobar, Superman representa la quintaesencia del superhéroe tal como lo conocemos, aunque la autoría del mismo está dispersa en una docena de personajes anónimos que, en mayor o menor medida, contribuyeron al nacimiento del género de los superhéroes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *